domingo, 26 de outubro de 2008

2 comentários:

Anônimo disse...

¿Por qué sola esta imagen, para colmo fija, tiene más dramatismo y emoción, que muchas películas enteras?
Imposible saberlo: ¿es porque pertenece a una de mis películas favoritas - o de mis fragmentos favoritos, rodados en 1936 por Renoir, montados diez años después por Jacques Becker -, que he visto muchas veces, siempre con la misma emoción, y sé por tanto cuanto le pasa y lo que siente Sylvia Bataille? ¿O me haría el mismo efecto sólo ese gesto, esa mirada, ese encuadre, de no haberla visto nunca? ¿Es lo que sugiere o es lo que me recuerda?
Miguel Marías

bruno andrade disse...

"Comment définir ce génie pour que la définition englobe des tempéraments et des inspirations aussi diverses ? Je dirais peut-être : une grâce poétique et une liberté d’allure consubstantiellement liées à la clarté toujours lumineuse de l’expression."

Mourlet

De minha parte, quando descobri o filme no ano passado, foi algo como uma liberação: um cinema sem empecilhos, sem arabescos, onde a expressão vale por aquilo que conduz, ou que ajuda a trazer à tona, ou melhor ainda, por aquilo que encontra; a câmera como essa perfeita e portanto inexistente mediadora de uma exuberância intimamente ligada à presença mineral, às forças vitais, algo como toda a respiração do mundo num único sopro.

Arquivo do blog