domingo, 23 de agosto de 2009

2 comentários:

Joachim disse...

Grand moment ! Et la preuve que le cinéma politique peut être drôle, aussi... (je ne me souvenais plus du strip-tease, mais quelle idée !!!)

Anônimo disse...

Otro enigma sobre el que no sé qué pensar, como cineasta y también como crítico. Sin duda, un original, que dice, observa y hace cosas que nadie más ve, y en ese sentido a veces apreciable, siempre curioso. Vale la pena ver todo, aunque a menudo sea decepcionante, o muy poca cosa, el resultado. Le pierde hacerse el gracioso; su humor a veces me pone furioso. Y las ganas de ser original, de poner pegas a todo el mundo, de jugar a la paradoja. Dice una verdad poco dicha y a continuación fastidia esa observación con un chistecillo o una contra-afirmación que hace a menudo pensar que no entiende bien ni a los cineastas que más admira. Sólo un par de sus películas me parecen realmente muy buenas, su estrafalario "Billy the Kid" y "Anatomie d'un rapport"; el resto, interesantes, a veces divertidas, a veces insufribles, a veces inexistentes. Tengo la impresión de que siempre interpreta un papel, casi nunca el mismo, y que se deslumbra a sí mismo diciendo ocurrencias disparatadas. Para "boutades" prefiero las de Godard y para absurdos los desternillantes de Jarry. Sus reflexiones sobre el futuro (gozosamente apocalíptico) y la economía del cine me parecen muy agudas y sensatas.
Miguel Marías

Arquivo do blog