sábado, 19 de junho de 2010

Um comentário:

Anônimo disse...

Oportuno recordatorio del gran film de Verhoeven, con algunos ardientes defensores pero en general denostado o desdeñado - cuando no simplemente no visto -, pese a ser uno de los raros ejemplos de cine americano con energía y vitalidad, rasgos que parece haber perdido desde hace casi medio siglo, tras otro medio en el que los tenía más que ningún otro.
Miguel Marías

Arquivo do blog