quarta-feira, 24 de março de 2010

Incrível como os primeiros Guiraudie lembram os últimos Costa.

4 comentários:

Anônimo disse...

Os primeiros? Será por contraste y oposición. Salvo la última, encuentro las películas de Guiraudie, vistas con las mejores expectativas creadas (por Douchet, entre muchos otros) y la mejor voluntad, absolutamente falsas, cursis, ridículas, pesadas y feas, cinco adjetivos que no aplicaría nunca a ninguna (ni las primeras) de Pedro Costa. Me asombra.
Miguel Marías

bruno andrade disse...

Também por contraste e oposição; Guiraudie tem um senso de humor - picaresco, peculiar, ridículo e pesado - totalmente alheio ao Costa. Mas na condensação teatral do espaço e da luz, Tout droit jusqu'au matin parece-me a coisa mais próxima dos últimos filmes do Costa feita fora de Portugal. O tom e o temperamento diferem, mas estilisticamente é alguma coisa entre Val Lewton, Jean-Claude Rousseau (particularmente o de La nuit sans étoiles, que não coincidentemente tem participação do Guiraudie na banda sonora), Costa e Carpenter. A mesma maneira de deixar o espaço se impregnar pelo que permanece interditado ou off, uma dinâmica entre as forças que atuam de dentro para fora da cena e as que atuam de fora para dentro, que localizamos tanto no grão do som quanto no movimento de corpos restritos pelos limites físicos de paredes e vielas... Sobre o último, que não vi, é curioso que boa parte dos admiradores da obra pregressa de Guiraudie não gostou muito desse. Ansiosíssimo para assisti-lo.

Falando em Douchet (não sabia que era fã de Guiraudie), viu a lista de melhores da década dele?

Juan de la Enzina disse...

Esta comparación yo también la sentí, pero no me atreví a formularla porque son mundos tan distantes (aunque ambos vienen de las decepciones de una revolución).

El gusto por la noche, por la fortaleza del plano, por las paredes con textura, por el teatro y el trabajo de la dicción,... sí veo todo eso en Juventude y los cortos posteriores de Costa como lo veo en Tout droit jusqu'au matin.
Quizás son relaciones superficiales pero creo que también hay otras más profundas que todavía no consigo descifrar (una pista podría ser el humor de Juventude em Marcha, su lado cómico, otra podría ser el elogio de Godard a Ce vieux rêve qui bouge).

à voir. En todo caso la comparación de Bruno no me parece nada descabellada y contrariamente a Marías, sí me gustaron mucho todas las anteriores a Le Roi de l'évasion aunque esta última sea también mi preferida. Creo que Guiraudie es uno de los pocos autodidactas que trabajan en 35mm, que se ha permitido la osadía de experimentar y proponer un universo nuevo.

Si no fuese por Guiraudie, no podría creer que la ligereza alcanzada por Rivette y Rohmer iba a tener sucesores.

Anônimo disse...

Bruno, veo muy abstracto lo que dices, y aunque pueda tener algún fundamento espacial, sólo con el espacio no me basta, si ese espacio (y, ay!, su tiempo correspondiente) no están dedicados a algo que encuentre cinematográficamente creíble e interesante.
Ví la lista de Douchet y me asombró bastante (como casi todas, por lo demás, de esta supuesta década apresurada), en particular "Tetro" en cabeza (me gusta y casi mucho, pero ni encabezaría la de un año).
Miguel Marías

Arquivo do blog